Abstract

Brujos, espiritistas y vanguardistas: la representación del esoterismo y el espiritualismo en las obras de Roberto Arlt, Vicente Huidobro y Ramón del Valle-Inclán
by
Fabián Marcelo Banga

Doctor of Philosophy in Hispanic Languages & Literatures
University of California, Berkeley
Professor Francine Masiello, Chair

One of the aesthetic projects of the vanguard literary movements in Latin-American and Spain of the early decades of the twentieth century was a declared attempt to separate from the aesthetics of modernismo. If poets like Ruben Darío worked on images of the elegant European-styled garden in order to consider the musicality of language and the breakthrough of poetic form, vanguard writers like Oliverio Girondo, Vicente Huidobro, or Roberto Arlt looked toward urban centers in order to capture the confusion and frenzy of the new metropolis. One significant aspect of this aesthetic project is that not every element used in this mission was new. There are cases in which elements characteristic of nineteenth-century literary styles were recuperated in the vanguard. One example of this continuity is the presence of esoteric and occult traditions in twentieth-century literary movements. This dissertation specifically analyzes the presence of spiritualism and theosophical beliefs in the works of Roberto Arlt (1900-1942), Vicente Huidobro (1893-1948) and Ramón del Valle-Inclán (1866-1936). In the case of Arlt and Valle-Inclán, a deconstruction of images occurs in terms of the conservative catholic nation related to the use of the esoteric traditions. Even though Valle-Inclán and Arlt coincide in attacking the ideology of the conservative nation, they disagree in the objectives they want to reach. Arlt openly and directly attacks theosophical doctrine, finding it sectarian and associated with oligarchic thought. In contrast, Valle-Inclán finds this doctrine appealing and revolutionary since it clearly goes against the Catholic Church. Arlt reveals an ideology more allied with the working classes criticizing the oppression suffered by the masses, while Valle-Inclán’s ideology is connected to the intellectual revolutionary elite and the construction of new national imaginaries.  In Huidobro, by contrast to the first two authors, we see a project that allegorizes the confrontation of esoteric traditions with modern materialistic science, and the battle between the canonical interpretations of artistic values and the new vanguard movement.

Introducción

Una de las características fundamentales atribuidas a la vanguardia es su proyecto de ruptura, ya sea desde el campo ideológico o estético, con las corrientes parnasiana y modernista del siglo XIX. La necesidad de cambio se puede ver en distintos manifiestos y proyectos estéticos de principios del siglo XX. Las distintas vanguardias propusieron la creación de un cuerpo estético nuevo, e independiente de la herencia artística anterior, con la fragmentación del discurso poético y la reagrupación de las imágenes que provocaron, por poner un ejemplo eminente, un corte con el realismo. La fascinación de la modernidad propició en la vanguardia la creación de nuevos artefactos, típicos de las urbes de principio de siglo, incluyendo la tecnología como tema estético, presente en las obras de autores vanguardistas como Tommaso Filippo Marinetti, Vicente Huidobro y Oliverio Girondo. En estos escritores el proyecto tecnológico-estético se manifiesta, por ejemplo, en el artefacto motorizado que cruza la ciudad cosmopolita moderna (Marinetti), en el viaje en un artefacto volador (Huidobro) y en la mirada del poeta que observa a través de un lente estético y lúdico que fragmenta y luego reagrupa los objetos, produciendo un resultado absolutamente nuevo (Girondo). Las nuevas tecnologías modelaban así una renovada percepción del mundo.

La vanguardia también explicitaba claros proyectos de ruptura, que se concretaban en manifiestos ideológicos donde se expresaba una voluntad de cambio respecto de la tradición, como en el caso de los Estridentistas Mexicanos. Éstos realizan un gesto rupturista al enfrentarse con un espacio canónico que poseía, de antemano,  autoridad suficiente para interpretar y legitimar proyectos estéticos y que, en consecuencia, debía ser negado y superado. A pesar de los múltiples y particulares fines de los movimientos vanguardistas, en todos los casos encontramos un espacio en común que podría resumirse en cuatro puntos fundamentales: un canto a la tecnología, un canto a la urbanidad, una ruptura con el pasado y una ruptura con la academia. Estas transformaciones que se evidencian en el campo de las artes, tuvieron su correlato en los profundos cambios que estaban gestándose en el campo político del mundo occidental: las dos guerras mundiales y las grandes convulsiones políticas y sociales. En América, los movimientos inmigratorios internos y externos modificaban el mapa social y racial de las nuevas naciones latinoamericanas. En tal contexto y en la órbita de la revolución soviética, se agudizó la lucha de clases,  el conflicto social que será el fundamental escenario de las obras de Roberto Arlt. Este autor presentó una Buenos Aires como territorio sobre el que se extendía una disputa estética, y a un tiempo política, con la emergencia de la nación moderna.

Analizaremos, entonces, estos espacios en transformación desde las obras de tres autores representativos de las principales tendencias vanguardistas hispánicas: Roberto Arlt (1900-1942), Vicente Huidobro (1893-1948) y Ramón del Valle-Inclán (1866-1936). Se examinará, especialmente en los proyectos estético-ideológicos de estos escritores, el tema de lo oculto o esotérico. La intención es reconocer cuáles son los elementos de las diferentes doctrinas esotéricas que resultaron atrayentes para los proyectos de vanguardia.

Este estudio también pretende resolver una contradicción: ¿por qué razón, si los escritores de vanguardia buscaban quebrar la estética decimonónica, en el intento por crear un espacio nuevo recurrieron a elementos culturales antiguos y  presentes en la conciencia colectiva del siglo XIX, como si en el seno de un arte de futuro existiese un recurso del todo anacrónico? Tanto la vanguardia como el esoterismo son posturas desestabilizadoras de lo valorado como canónico ¿cuáles serían los aspectos comunes que admiten esta analogía?

Dos corrientes de carácter ocultista o esotérico fueron de singular interés para Arlt, Huidobro y Valle-Inclán. Éstas fueron la Teosofía, con su mayor exponente Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891), y el Espiritualismo, sobre todo, su derivación francesa: el Espiritismo.[1] Estas corrientes interesaron profundamente a estos los tres escritores que nos ocupan, en cuyos textos existen también ecos de otras ideas y doctrinas ocultistas más generales, como el hermetismo. Antes de emprender el análisis textual, reseñaremos los aspectos fundamentales que caracterizan a estas corrientes espiritualistas.

[1] Cuando hablamos de “espiritualismo” nos referimos al  movimiento en general,  incluyendo los distintos grupos en América y Europa. Y con el término “Espiritismo”, nos referimos específicamente a los espiritualistas franceses, que tiene como mayor exponente a su fundador, Allan Kardec.