Skip to content

Literatura

XI Festival Internacional de Poesía de Buenos Aires

XI FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA (1)

42° FERIA DEL LIBRO
22, 23 y 24 de abril de 2016
PROGRAMA
 
Viernes 22 de abril
 
20:30 a 22:00 – Inauguración (Sala Victoria Ocampo, Pabellón Blanco)
 
Palabras de bienvenida a cargo de Jorge Monteleone
 
Lectura de poetas:
Angela Melim (Brasil)
Jorge Boccanera (Argentina)
Tamara Kamenszain (Argentina)
Coral Bracho (México)
Oscar Hahn (Chile)
Diana Bellessi (Argentina)
 
Sábado 23 de abril
 
18:00 a 19:30 – Primera parte (Sala Domingo Faustino Sarmiento, Pabellón Blanco)
 
Lectura de poetas:
Leyla Leyva Lima (Cuba)
Césareo Sánchez (España)
Santiago Sylvester (Argentina)
Samuel Bossini (Argentina)
Leopoldo “Teuco” Castilla (Argentina)
Juan Manuel Roca (Colombia)
 
Performance:
Homenaje a Rubén Darío, a cargo de Ingrid Pellicori
 
20:00 a 21:30 – Segunda parte (Sala Domingo Faustino Sarmiento, Pabellón Blanco)
Lectura de poetas:
Vicente Cervera (España)
Luis Filipe Sarmento (Portugal)
Antonio Preciado (Ecuador)
Esteban Peicovich(Argentina)
Rafael Courtoisie (Uruguay)
Performance:
Lectura poética de Lydia Daher (Alemania)/ Camila Fadda Gacitúa (Chile)
 
Domingo 24 de abril
18:00 a 19:30 – Primera parte (Sala Domingo Faustino Sarmiento, Pabellón Blanco)
 
Lectura de poetas:
Luis Glez Tosar (España)
Yolanda Castaño (España)
Valter Hugo Mãe (Portugal)
Carlos Battilana (Argentina)
Cristian Aliaga (Argentina)
Alicia Genovese (Argentina)
Elvira Hernández (Chile)
 
20:00 a 21:30 – Cierre (Sala Victoria Ocampo, Pabellón Blanco)
 
Lectura de poetas:
Horacio Eloy (Chile)
Bárbara Belloc (Argentina)
Cristóbal Zapata (Ecuador)
Teresa Arijón (Argentina)
Camila do Valle (Brasil)
Arturo Carrera (Argentina)
 
Coordinación general: Jorge Monteleone

Juan Gelman

LJuan_Gelman_-presidenciagovar-_31JUL07 (1)o conocí a Gelman en 1997 en Berkeley para la presentación de la traducción al inglés de sus poemas, en el libro Unthinkable Tenderness que Joan Lindgren tradujo de una forma heroica. De forma tan exacta que no tradujo la palabra “compañeros” sino que la incrusto en el  inglés desde ese libro. Porque era traducir lo intraducible. La primera vez, de las veces que hablé con él, me pasó como a los perritos y tuve que ir a orinar. Para nosotros que rondábamos los 30’s en aquellos tiempos, ver a Gelman era ver a un padre. Gelman trascendía la poesía y al poeta, era una brújula en esa búsqueda inevitable de sus pedacitos de los 70s. Le mandábamos cartas a México que nunca respondía, le mandaba cintas de las grabaciones de sus lecturas, libros de poemas. Lo admirábamos incondicionalmente. Francine Masiello, mi maestra y amiga de toda la vida, tuvo la osadía de mostrarle un poema mío, muy mal escrito, en la que escribo sobre la pérdida de un hijo, el de él, y de lo inevitable de la muerte. Me dio las gracias, yo creo, como se le da a un chico que quiere compartirte el caramelo que tiene en la boca. Gelman parecía ser así, de una humildad profunda y un silencio abismal. Luego le dije en una conversación que él había perdido a su hijo, pero nos tenía a todo nosotros como adoptivos (me quebré al decirlo). Me sentía un boludo al decirlo pero ahora me alegro de haberlo hecho. Para nosotros que lo leíamos tanto, verlo a él, nos ponía en carne viva.

Sé que esto tendría que ser más sobre él, pero en realidad, es un intento catártico de hacer saber cómo era estar al lado de semejante hombre. Parecía que acarreaba en silencio esa lucha contra la inevitabilidad de la derrota y de la muerte. Nos hablaba de una historia que nosotros habíamos perdido, pero lo hacía desde la poesía. Era mucho. Ver a Gelman al lado y hablarle era igualito que lo que se siente al leerlo. Era él una continuidad de esa poesía conversacional. Perecía que la muerte y Buenos Aires venían de alguna forma con él y uno se sentía más vivo que nunca. Las otras veces que lo vi entre cafés y otras charlas, era para tratar de estar callado y esperar que diga algo. Recuerdo que fuimos en grupo a tomar café con él y dos profesores lo invitaron, entre el ruido de las múltiples charlas, a que venga a Berkeley a dar clase por un semestre. Yo los tenía a los 3 al lado. Respondió humildemente que él no estaba para dar clases en la universidad. Luego vino a leer sus poemas que organizamos con los estudiantes del club de argentinos en Berkeley en La Peña, que es un centro latino fundado por hermanos chilenos que habían escapado a la dictadura. No podía dar una lectura en otra parte que no sea en la Peña. El salón enorme repleto y Gelman no aparecía por ninguna parte. Estaba en el bar de la esquina tomándose unos vinos con amigos. Lo fuimos a buscar ahí por intuición con los compañeros y vino, así como el que sale a la calle a ayudar a alguien a cambiar un neumático, y se leyó una pila de poemas sin respirar a contrapunto de la traductora. No se escuchaba ni el sonido de la respiración en la sala. Estaba leyendo un poema y se le cayó el libro, y quedó mejor que si no se le hubiera caído “/porque Dios es así/”. Dio unos días antes una similar lectura en la Doe Library, donde leen los grandes poetas en Berkeley. Leyó a salón colmado y nos daba la impresión de que se sentía incómodo. Recuerdo que a la hora de las preguntas levanté la mano y le pregunté cómo le había influenciado la poesía de vanguardia; una pregunta salame, de chico. Es que en realidad yo no le quería preguntar nada, quería decirle algo porque lo admiraba tanto. Si tuviera la oportunidad de preguntarle algo de nuevo no le preguntaría nada, me quedaría ahí al lado de él en silencio.

Decían siempre que tenía los ojos tristes, es que se había agarrado con la muerte en forma de recuerdos. Y en ese agarre le salían pajaritos piando como en sus poemas. Seguía como los otros “trepado al palo mayor” de la poesía y de su alma, que parecía ser lo mismo. Entrelazado iba en esa encrucijada de la derrota; la amasaba y le daba vida. Nos mostraba el camino. Y quizás por eso al final la derrotó, porque está acá entre todos nosotros. El mejor poeta de toda mi generación se terminó haciendo poesía, marcó toda una época. Venía con todo eso cargado que ahora se lo llevó. La única persona que conocí y sentí miedo y admiración al verlo. Está ahora “En el gran cielo de la poesía, / mejor dicho / en la tierra o mundo de la poesía” con Roque, Vallejo y Francisco de Quevedo y Villegas. Los “pedacitos” lo vinieron a buscar y se hizo la Patria.

Crónicas para entender nuestra historia heredada

Mi artículo en la revista Ñ sobre el libro La Tablada: A vencer o morir. La última batalla de la guerrilla argentina. Muy recomendable el libro de Felipe Celesia y Pablo Waisberg 

Cuando uno entra en el espacio de la crónica, hay un tema que siempre surge latente de una forma implícita pero no obvia, que es el de la ausencia. Ausencia que quizás es más precisamente una pérdida. Esta ausencia sería un espacio que reclama a un ocupante perdido que intuimos y nos llama a reencontrar. Este ocupante pertinente, que pueden ser una persona, un conocimiento histórico, una realidad olvidada, en charla de amigos, lo/la llamamos Abisinia. Abisinia por Rimbaud, que Jorge Monteleone ya ha trabajado en su momento. Rimbaud, como el poeta en angustia que sale a buscar ese lugar primario, ese espacio o territorio perdido y se avienta en su búsqueda imaginaria a encontrar un Imperio etíope que ya no existe. El tema es que en estos emprendimientos, nunca se llega a destino. El tema tiene más que ver con el proceso de reparar esa ausencia que con el destino.
[ leer artículo completo ]

Gabriel García Márquez 1, #MOOC38

Hablamos en la última clase sobre el discurso de aceptación de Nobel de Gabriel García Márquez y del tono anti euro-centralista que tiene, lo contemporáneo que es y cómo resiste el tiempo. El constante ver a Latinoamérica como los “otros” desde el lente de lo que tendría que ser lo correcto, desde usar un traje con corbata, hasta el referirnos a los otros con ciertos modelas que serían parte de lo que tendría que ser “lo correcto”. Me pregunto si este discurso del GGM no se podría aplicar a muchos otros campos; como a los temas de género, de clase, etc. Y traigo estos temas porque son algunos de los temas que siempre tratamos en la clase.  En tono anecdótico, ayer estaba re-re-re-reviendo la película “The Matrix” con mi hija y en una parte Morpheus le dice a Neo que en el sistema, o en la película, el matrix, la gente no quiere cambiar la realidad que se le presenta, por el contrario la retro-sustenta constantemente y si alguien intentara liberarlo/la ese mismo individuo resistiría la verdad de que es un esclavo del sistema por considerarla demasiado dolorosa. Recordé inmediatamente el discurso del Gabo al ver esa parte y me preguntaba si nosotros mismos no somos en muchos momentos los que reforzamos esos elementos euro-centralistas, de la cultura dominante, etc. Algo para recordar es que en esa película, está el marco teórico del trabajo [ Simulacro y Simulación ], en francés “Simulacres et Simulation” Jean Baudrillard, que hasta en un momento se ve en la película.

Pero esto nos plantea otro problema: ¿Cómo hacemos para leer estos cuentos sin contar con este bagaje cultural que ya tenemos en nosotros que nos hace ver el mundo desde la perspectiva de esta cultura dominante?

Julio Cortázar 1 – #MOOC38

DRAFT 2 –

Creo que el tema de Julio Cortázar siempre propone un debate interesante en las clases. Porque más allá de la escritura, el trabajo literario de este escritor argentino, tenemos al Cortázar escritor y celebridad viviendo en una época particular y al mismo tiempo en un estado nómada al que pareciera no termina de adaptarse. Por un lado, en Cortázar creo ver un discurso profundamente local, porteño (Buenos Aires) y hasta estereotípico en algunos casos de la clase media argentina. La referencia en las entrevistas a conocimientos hasta anecdóticos, parte de una historia europea clásica y enciclopedista muestran que está intentando jugar un papel que no le pertenecen. Me pregunto si esta “pose” o personaje que él juega son por propio interés o por la necesidad de jugar un papel que él cree tiene que jugar por el peso de su fama. Otro punto interesante es por ejemplo su “acento” en español con esas “gs” guturales que arrastra de una forma poco constante; planteando aún más si una persona que migra a su edad a Francia puede terminar afectando su propia lengua nativa por la razón de adquirir una segunda lengua. Quizás alguien pueda explicarme algún día este fenómeno.

Read More →

DESAIRES

LUISA FUTORANSKY

A MODO DE PROLOGO: LEER LAS PIEDRAS

Las ciudades, como los amores tienen diferentes maneras de revelarse ante nosotros. Una manera de entender la ciudad contemporánea es desentrañar la relación y tratamiento que brinda a sus ruinas. Leer las piedras porque ellas son, más que nada ni nadie, depositarias de utopías, caprichos o ignorancia. Los planos de las ciudades de nuestro tránsito definen un croquis que va de nuestras plantas a nuestro imaginario quien les restituye la dimensión única e intransferible de la emoción.

Texto completo en PDF

Tres momentos en la historia literaria del Brasil

MODERNISMO BRASILEÑO
Tres momentos en la historia literaria del Brasil

Agrego este artículo que escribí en mis tiempos de estudiante graduado, esperando que sea útil a mis estudiantes y a cualquier otro que quiera saber sobre esta rica etapa de la literatura brasilera.

Este trabajo no busca hacer una investigación profunda del modernismo brasileño. Pero sí generar una visión panorámica de tres momentos fundamentales partiendo de la Semana de Arte Moderno y culminando con Jao Cabral de Melo Neto, y analizar las características de escritores que elegidos de una forma arbitraria podrían representar a estos momentos.

Por Fabián Banga
Editado por primera vez en el diario El Cronista Regional, Santa Fe, Argentina
A Benedito Nunes, por su generosidad

Read More →