I will write this in my own language, think about #postcolonialism

Ya dentro de poco, el súper histerismo por los MOOCs va a pasar y podremos nuevamente comenzar una discusión productiva en el campo de los OERs viendo las posibilidades de las clases abiertas, masivas y virtuales. Los MOOCs, si quieren ser verdaderamente abiertos, tienen que estar en control de los participantes, dejar de lado la plataforma centralizada y de una y por todas dejar de llamarlos cursos. El otro rizoma que habría que controlar es el de los súper-expertos o como llamamos en el círculo de amigos, “primadonnas”. Rara vez encontré a un grande abriendo una conferencia. El micrófono es para el circo, el anonimato de la biblioteca y el laboratorio para los académicos.

En este marco veo alentador que líderes como George Siemens propongan en su blog que es hora de repensar los roles, enfatizando en esa frase que marca un parámetro y que todos compartimos: “I’ve always been uncomfortable with the view that the answer can be brought to us by someone outside of our system.” George habla en primera persona pero más de uno podría imitarlo. Refrescante y alentador ese ejemplo. Porque más de uno tendría que seguir esa postura si es que se espera respeto desde los laburante de la academia. Por ahí pasa la madre de todas las batallas. Porque si los líderes de estas ideas, ya sea por su coronación popular, merito o lo que sea, no pueden visualizar un movimiento que haga eco de aquellos grandes cambios (proyectos como UNIX, Moodle, Open Office, Open Education) vamos a navegar con ideas y proyectos que están destinados al fracaso. Los grandes proyectos de apertura siempre rechazaron el corte corporativo y de centralización del control. Modelos sobran de liderazgos como estos; me llega siempre el ejemplo de Martin Dougiamas. Respeto eterno a los grandes.