No creo que los MOOcs sean artefactos que merezcan crítica alguna si los vemos desde el punto de vista de la apertura y entrega libre de material educativo. Es más, este principio de apertura de las clases no es nada nuevo. La idea de analizar clases que sean completamente abiertas tiene que permitirnos ver este fenómeno fundamentado en principios muy anteriores a los MOOcs. Hay que remontarse a movimiento de OER y Open Education, en proyectos como la oferta de clases enteras en universidades como MIT o Berkeley: http://webcast.berkeley.edu/

Si estamos dispuestos a pensar este fenómeno completamente abierto, sin limitaciones ni fronteras ideológicas como los SLOs ¿por qué detenernos en el campo de la organización? ¿Por qué no dejar que los MOOcs se organicen por si mismos ofreciendo el material para ser manipulado en plataformas abiertas o cerradas? ¿Por qué esa intención de adueñarnos del fenómeno ya sea desde el punto de vista ideológico, de prestigio o económico? El gran problema que se está presentando en este campo es que fuerzas de claro origen económico están intentando entrar en el millonario campo de la educación ofreciendo cursos masivos que teóricamente podrían remplazar el aparato académico ya presente en las escuelas de altos estudios. Por otro lado, los líderes del movimiento MOOc no cuentan con la apertura y visión que tuvo, por ejemplo, el movimiento Open Source. Lamentablemente, estos sudo-cursos están siendo sustentados por estas fuerzas de neto toque comercial y por otro lado por una minúscula población que bajo el lema de acceso a una educación más abierta, busca proyectos educativos diluidos que funciona más acorde a su escasa preparación y visión educativa que a una democratización de la educación.

Este fenómeno de los MOOc nada tiene que ver con los ya sólidos estudios en instructional technology y online education. Lamentablemente, por el escaso éxito de estos MOOcs en proyectos formales recientes, todo este problema está afectando a todo un proyecto de educación online abierta, como los OERs, a modo de contagio.