Hablamos en la última clase sobre el discurso de aceptación de Nobel de Gabriel García Márquez y del tono anti euro-centralista que tiene, lo contemporáneo que es y cómo resiste el tiempo. El constante ver a Latinoamérica como los “otros” desde el lente de lo que tendría que ser lo correcto, desde usar un traje con corbata, hasta el referirnos a los otros con ciertos modelas que serían parte de lo que tendría que ser “lo correcto”. Me pregunto si este discurso del GGM no se podría aplicar a muchos otros campos; como a los temas de género, de clase, etc. Y traigo estos temas porque son algunos de los temas que siempre tratamos en la clase.  En tono anecdótico, ayer estaba re-re-re-reviendo la película “The Matrix” con mi hija y en una parte Morpheus le dice a Neo que en el sistema, o en la película, el matrix, la gente no quiere cambiar la realidad que se le presenta, por el contrario la retro-sustenta constantemente y si alguien intentara liberarlo/la ese mismo individuo resistiría la verdad de que es un esclavo del sistema por considerarla demasiado dolorosa. Recordé inmediatamente el discurso del Gabo al ver esa parte y me preguntaba si nosotros mismos no somos en muchos momentos los que reforzamos esos elementos euro-centralistas, de la cultura dominante, etc. Algo para recordar es que en esa película, está el marco teórico del trabajo [ Simulacro y Simulación ], en francés “Simulacres et Simulation” Jean Baudrillard, que hasta en un momento se ve en la película.

Pero esto nos plantea otro problema: ¿Cómo hacemos para leer estos cuentos sin contar con este bagaje cultural que ya tenemos en nosotros que nos hace ver el mundo desde la perspectiva de esta cultura dominante?