Recientemente, o quizás en el cronómetro del internet: desde hace eones, comenzamos a ver la popularización de este nuevo fenómeno educativo y de los espacios socio-virtuales llamados MOOCs. La intención de este artículo es ofrecer información básica para aquellos que tengan dudas o curiosidad sobre estos nuevos artefactos educativos socio-virtuales y no encuentren información en español/castellano. Si bien estas ideas no son tan nuevas, buscamos incluirlas en un artículo que no sea muy técnico.

La palabra MOOC viene del acrónimo en inglés Massive Open Online Course. Lo que sería en castellano Curso Abierto Masivo y en-Línea (online). Si bien hay muchas discrepancias sobre la definición de estos MOOCs, sabemos que no son típicos cursos online y que la característica de que sean masivos no es el punto más significativo. El origen de este fenómeno se presenta en un contexto relacionado con las nuevas posibilidades que tenemos hoy en día de conectarnos masivamente por medio de las grandes plataformas socio-virtuales como twitter y facebook. Por otro lado, la filosofía presente en los movimientos como Open Education, OER and Open Source influencian directamente en el impulso de este fenómeno. Por lo que sabemos, pareciera ser que los primeros MOOCs surgen alrededor del año 2008. Pero honestamente, se discrepa también de cuando sería la fecha inicial. Hay ejemplos de MOOCs en Canada, Stanford, MIT, entre otros lugares desde 2007-2008. Las posibilidades presentes de tener no solamente una población educada en el uso cultural de estas tecnologías socio mediáticas y el acceso que esta población tiene a los networks facilitó el surgimiento de este fenómeno. Otro punto a destacar es que si bien contamos con espacios de interacción virtual desde mediados de los 90s, la obligación al uso unidireccional e integrado en un solo canal en estas plataformas (como los newsgroups, chats o mailing-list) dificultaba el diálogo masivo generando el “ruido” característico de tales discusiones. La democratización de espacios y mecanismos de sindicación de las charlas en los nuevos espacios de social media permiten hoy en dia generar discusiones mucho más ordenadas.

Otro punto significativo a remarcar, es que en este último año (2012) se comenzó a ver una clara separación entre dos tipos de MOOCs que difieren no solamente en el uso de la tecnología pero también en la filosofía pedagógica implementada. Cuando nos referimos a estos dos estilos diferentes, hablamos de cMOOCs y xMOOCs

Desde la perspectiva técnica

Cuando hablamos de la tecnología utilizada en los cMOOCs notamos que:

  • estos MOOCs generalmente no usan una dedicada y centralizada plataforma para ofrecer el curso. Si bien algunos cMOOCs usan un LMS (por ejemplo Moodle) como página de referencia, hay muchos ejemplos de cMOOCs que no usan un LMS.
  • se usa ampliamente espacios de social media como por ejemplo Twitter.
  • las discusiones no se hacen generalmente en un foro central sino que se permite el uso de cualquier media para la discusión
  • los profesores a cargo del curso no controlan las decisiones desde ningún tipo de foro, lo que hace que los resultados no sean predecibles
  • no hay obligación de registrarse en el curso
  • generalmente no se recibe crédito del curso
  • estso MOOCs son gratis
  • se hace uso de tecnologías como los RSS para indexar las discusiones que en muchos casos se hacen en blogs personales de los participantes.

En cambio los xMOOCs generalmente están centralizados en una plataforma dedicada exclusivamente al curso. Si bien muchos xMOOCs usan también espacios de social media, pareciera ser que esta característica se genera como un complemento de la clase. No pareciera haber demasiada diferencia entre un xMOOC y una clase online, con la excepción de que estos cursos son masivos y con números mucho mayores a una clase regular. Se habla de miles de participantes en los dos casos.

El aspecto pedagógico y filosofía de estos MOOCs

cMOOCs se basan en la filosofía conectivista, razón por la cual se incluye una “c” frente a MOOC. Los cMOOC se enfocan en la creación de conocimientos e ideas y en la participación en el curso sin un objetivo rígido en el proyecto a trabajar en la clase. No todos los participantes siguen un cronograma definitivo de actividades. Muchos estudiantes participan solamente en los puntos o discusiones que están motivados a participar. No se espera que el curso esté delimitado ni por los puntos principales del curso ni por las limitaciones de su cronograma. Muchos cMOOC continúan sus discusiones mucho después de haber terminado el “curso”. Se plantea también la dificultad de llamar a estos MOOCs “cursos” porque en realidad tienen más la forma de un evento virtual que un curso online. Por ejemplo, en los cMOOCs no se ofrecen ninguna forma de examinación de los estudiantes. Los coordinadores del cMOOC se diluyen en la población del evento de una forma horizontal. Muchos participantes toman la form de “maestros” en diferentes puntos.

Los xMOOCs parecieran estar más enfocados en la adquisición de conocimientos. Plantean reglas directamente relacionadas con los cursos regulares presentes hoy en día en las universidades acreditadas. Presentan ponencias clasicas en forma de videos o audios ofrecidos por un profesor que está a cargo y en control del curso. Generalmente se ofrece crédito y también se encuentran formas de examinación en los xMOOCs

En conclusión, es interesante remarcar que una de las características más profundas entre estos dos tipos de MOOCs es por un lado la tendencia de apertura en el network de los cMOOCs. Si bien los xMOOCs plantean características muy similares al tipo de educación a distancia que vemos hoy en día, con la excepción del elemento masivo, los cMOOCs plantean espacios híbridos con profundo potencial especialmente en el área de educación no-oficial y de preparación en algunos casos requerida para cursos más avanzados